· 

Música y Política. Kevin Smith, entrevista a Ion Bon

¿A usted le tocó pasar la cuarentena en España?

Mi familia y yo teníamos los billetes sacados para volar a London el día 9 de marzo, pero finalmente abortamos y nos quedamos aquí en España, concretamente en el noroeste peninsular. Estaba todo muy revuelto y era todo muy confuso. Hicimos votación familiar y decidimos no ir. Después se sucedió lo que todos saben

¿La música es o debe ser política?

Honestamente, creo que hoy en día todo es político y en cierta manera siempre lo ha sido.  Cuando la industria y su público son pequeños. entonces goza de independencia porque no llega prácticamente a nadie y su influencia es nula. Pero si por algún motivo llega a ser de masas y convertirse en gran negocio entonces todo es política, con política los medios de comunicación programan la música y  otorgan un lugar en el prestigio social, así como festivales y conciertos que en su mayoría sufragan con presupuestos del estado. Todo está subvencionado.  

Pero en su caso esto no ocurre

Cierto, en mi caso no ocurre porque soy lo que se diría en argot literario un escritor maldito. Maldito porque no logro salir del ostracismo, entonces es como si no existiese o sólo existiese para mi o para cuatro extraños resilientes que buscan y rebuscan más allá de las listas oficiales. Pero para las tendencias no existo. Al no existir ni molesto ni beneficio a ninguna élite política. Eres como un apátrida. Da igual que tengas buena obra, buen argumento o lo que sea. Nadie se va a molestar contigo. Yo a esto le llamo libertad ignorada.

Usted cambia en cada album. Cambia de sonido, de instrumentos, incluso a veces de género. ¿Por que ?

Me gusta que cada trabajo sea diferente al anterior y al que le va a preceder que generalmente ya estoy trabajando en él. 

Desde hace unos años generalmente trabajo en tres o cuatro sonidos e ideas de sonido distintos al mimo tiempo, en distintas plataformas, precisamente para poder sacar trabajos juntos en espacio tiempo y sin embargo muy diferentes en cuanto a sonoridad. Por ejemplo desde octubre de 2019 a junio de 2020 he compuesto grabado y editado tres álbumes que nada tienen que ver uno con otros y estoy trabajando en otros dos que se alejan de estros tres.

¿Pero eso serían entonces cinco álbumes en un plazo de menos un año?

Bueno no siempre fue así, pero últimamente me ocurre algo parecido  como la sensación que tiene Neil Young, que el tiempo se acaba y quiere grabar y sacar nuevo material tanto cómo sea posible.

Yo durante una década estuve estudiando y no edité nada. Pero desde que inicié el proyecto Ion Bon estoy en esta dinámica.

¿Usted dice que este trabajo se desarrolla en un campo del género de ciencia ficción, que especula sobre el comportamiento humano y las interacciones con su entorno, siempre enmarcado en esta ciencia ¿quire decir que lo que escribe es ficticio?

Generalmente al creador se le vincula con la obra, cómo si fuese algo que creyese firmemente o hiciese apología de ello y simplemente fuesen vivencias u opiniones personales . Afortunadamente esto no ocurre en muchas artes como el teatro, la ópera, el cine, pero curiosamente a los músicos se les quiere encasillar en que sólo escriben sobre lo que asienten y no siempre es así. Es cierto que hay muchos que escriben sobre lo que sienten al igual que hay muchos que cantan lo que otros escriben sin sentir nada y sólo guiándose por la posibilidad de una venta o un éxito comercial sin importar nada más.  

Si nos ceñimos a lo que espera de nosotros por unos o por otros no  tendríamos libertad de poder escribir sobre cualquier cosa por sensata o insensata que fuese con lo cual limitaríamos mucho nuestras posibilidades tanto líricas cómo instrumentales. Es cómo si se esperase de nosotros que fuésemos unos politicos o filósofos, clérigos o confesos ateos defendiendo una doctrina u otra. Imagínese todos los escritores que llenaron nuestras mesitas de novelas de ciencia ficción, novela policiaca, suspense, de amor, super héroes de Marvel, etc. Jamás se podrían haber escrito. Por eso remarco que se desarrolla en el género de la ciencia ficción.

Leyendo un texto de una de sus canciones Wolf of Men - Lobo de los Hombres

“No me invites a drogas, nunca las he probado y quiero continuar así. Sé que quieres insertar un microchip debajo de mi piel como si fuera una mascota pero amo a mi perro y tú no me amas de la misma manera. Sé quién eres, la raza de tu alma y de tu cuerpo. Eres el lobo de los hombres.

Lo veo en tu mirada escondido bajo  palabras de barata política que viaja desde la costa Este a Oeste. Tengo fiebre, no se si voy a salir hoy. 

Oh no ... olvidé que no puedo, tengo una orden nacional de confinamiento. La libertad individual no existe frente al colectivo, el grupo prevalece sobre el individuo ... esta es la eterna disputa.

Pensaré que es un sueño y que esto no está sucediendo. Pensaré en la tierra de mis antepasados; colinas verdes y exuberantes. Estaré esperando allí” 

A los espectadores les puede parecer apología, y estar a favor o no con la situación que acabamos de vivir en muchos países, hace una clara mención al  confinamiento,  futuro microchip… algunos estarán de acuerdo con usted y otros estarán totalmente en contra. ¿Que puede decir al respecto?

Lo ve usted, todo el mundo es muy susceptible de lo que uno puede decir. Mire yo no soy Trump ni Biden, ni Sanchez ni Casado, ni Boris ni Starter, yo sólo soy un compositor músico e interprete que no milita en nada que no se a mi mismo. La gente decide quien quiere que les gobierne y por qué y yo como ciudadano me toca vivir lo que a mis coetáneos, sea bueno o malo, o crea yo que fuese bueno o malo. 

De todas formas en respuesta le diré que está inspirada en algunas series actuales que juegan reiteradamente sobre eso que aquí escribo, series como Colony, The 100, que con tal de vivir son capaces de exterminar a cualquiera que se interponga en sus propósitos. Realmente nada que no haya hecho históricamente el ser humano, triste pero real.

¿Pero usted no va a posicionarse de uno u otro lado?

Mire, desde hace unos años he observado que los medios sociales tipo Facebook la gente que conozco expone su opinión y si es de un partido o de otros. Lo veo en gente de España, de Uk, de Canada, de USA. Muchos parecen que trabajasen para el partido politico  que fuese. No se si lo hacen por pura convicción o si obtienen algún rédito. Supongo que por esto último , pues el fin último de la política es generar ganancias y mejoras en los ciudadanos, pero en mi caso no obtengo ningún crédito de ello ni espero obtenerlo. Lo que si noto es que cada vez se polarizan más, se radicalizan más y expulsan cómo amigos que un día fueron, cuando eran felices por aumentar una amigo en Facebook.

A punto de cumplir 50 años se que sería pasto de unos y de otros, y créame, no tengo la menor intención. Yo se lo que se y cada uno sabe lo que sabe.

 

 

Kevin Smith, London, England.